best web software

EN BUSCA DEL ORIGEN DEL TIRAMISÚ

Materagourmet, enero 2018


El origen de la receta del tiramisú es incierto, como casi todas las recetas tradicionales, por eso existen tantos relatos que sitúan su origen en una u otra parte de Italia, o que atribuyen su autoría a infinidad de pasteleros. 

A la hora de concretar el origen de este postre, nos encontramos con la sorpresa de que se trata de una receta relativamente moderna ya que no existen menciones al tiramisú hasta la segunda mitad del siglo XX. Esta falta de registros en los recetarios ha alimentado las leyendas

La más antigua es la que lo sitúa hacia finales del siglo XVII, en Siena, como una ofrenda al por entonces Gran Duque de Toscana, Cosme III de Médici.



Según se cuenta, los pasteleros de la ciudad habrían decidido plasmar en un dulce las virtudes del noble. Para ello emplearon cacao como símbolo de virilidad, café como metáfora de fuerza, y el queso mascarpone representando su humildad. El plato, así preparado tomaría el nombre de “Zuppa del duca” (Sopa del Duque).

La segunda leyenda más difundida en torno al tiramisú, situa su origen en torno al siglo XIX. Y atribuye su creación a una pastelería de la ciudad de Turín, también como tributo a un noble, esta vez al conde de Cavour, conocido como Camillo Benso. Este político y estadista tiene el honor de ser el responsable de conseguir la unificación de los diversos estados en los que se encontraba dividida la península itálica.
__________________________________________________________________________

Fue durante aquel proceso cuando, según cuenta esta leyenda, los reposteros turineses le ofrecieron el dulce como homenaje por tratar de llevar a cabo la labor unificadora.


Una tercera historia situada ya en el siglo XX nos lleva a un burdel de la región del Véneto. Se cuenta que, en aquella época, los prostíbulos de la ciudad de Treviso comenzaron a ofrecer a sus clientes un plato con supuestos efectos reconstituyentes e incluso afrodisíacos. El dulce era presentado ante los parroquianos prometiéndoles que los "llevaría arriba", que en dialecto véneto se expresaba con "te tira su". Al popularizarse, comenzaría a llamarse con el nombre que le quedó: tiramisú.


A partir de aquí debemos hacernos eco de distintos litigios entre otros tantos maestros cocineros o reposteros que se adjudican la autoría de tan valorado plato.

_________________________________________________________________________

Algunos expertos adjudican la autoría al chef pastelero Roberto "Loli" Linguanotto, del restaurante Alle Beccherie de Treviso, a finales de los 60, que trató de hacer su propia interpretación de los pasteles de vino a partir de productos de la zona.


Pero no es el único repostero que asegura ser el “padre” del tiramisú, también nos encontramos con Carminantonio Iannaccone. Según su versión quiso hacer un guiño, a los sabores cotidianos de la región y con el clásico café, huevos, un poco de mascarpone, marsala y savoiardis, creó el tiramisú.


Ahora, desde su retiro en Estados Unidos, asegura que nunca pensó que su idea iba a convertirse en clásico y mucho menos en motivo de disputa por su invención. Hace 40 años en un pequeño pueblo, asegura, nadie y menos él pensaba en guardar una prueba de algo que había creado.

_________________________________________________________________________



Aunque nos quedemos con dudas sobre su origen, el tiramisú es, sin duda, el postre italiano más conocido. 

La sencillez de sus ingredientes: bizcocho o galletas bañadas en café, una crema a base queso mascarpone, huevos y azúcar que se extiende sobre él, y cacao en polvo, lo ha hecho tan popular que es imposible que nos quedemos con las ganas de saborearlo.

Además existen multitud de variacioens y recetas. Por ejemplo, es común emplear amaretti en lugar de bizcochos, o sustituir el café por chocolate, zumo de frutas o algún licor o vino dulce como el vino Marsala, típico de Sicilia.

Matera Gourmet

¿Te ha gustado?
COMPARTELO